(+34) 972 825 180

La reforma fiscal intensificará la caída del precio de la vivienda durante los últimos días de 2014

17/12/2014

El Servicio de Estudios del BBVA (BBVA Research) avisa de que los cambios en la fiscalidad de la vivienda que ha introducido el Gobierno en la reforma fiscal pueden alterar la evolución de los precios del mercado de la vivienda de segunda mano, por lo que quizá habría sido más acertado incrementar la recaudación a través del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

El Gobierno elimina los coeficientes de corrección de la venta

En el último Observatorio Económico de España, el BBVA Research recuerda que el Gobierno ha eliminado los coeficientes de corrección monetaria que se aplicaban en la venta de una casa para descontar la inflación de los años transcurridos entre la compra y la venta del inmueble. Además, los coeficientes de abatimiento, que descontaban de las plusvalías parte de las revalorizaciones de las casas más antiguas, se aplicarán sólo a los primeros 400.000 € derivados de la venta de cualquier bien adquirido antes de 1995.

Cuando los ingresos provengan de una vivienda habitual y se destinen a comprar otra, las plusvalías permanecerán exentas de tributación, como sucedía antes de la reforma. Además, en mayores de 65 años o discapacitados, la plusvalía derivada de la venta de una vivienda habitual seguirá sin tributar aunque la ganancia no se destine a la adquisición de otra vivienda.

Estos cambios, según el BBVA Research, alterarán la evolución del precio de la vivienda, puesto que los propietarios intentarán vender antes de que entre en vigor la reforma, lo que podría traducirse en una intensificación de la caída del precio a finales de 2014 para cerrar las ventas antes del cambio.

Una vez que entre en vigor la nueva legislación, los propietarios podrían trasladar directamente el incremento fiscal a los precios, algo similar a lo que sucedía con la deducción por compra.

El estudio prevé efectos directos de la reforma en oferta y demanda

Además, el servicio de estudios de la entidad alerta también de diversos efectos directos en la oferta de vivienda, ya que la medida podría desincentivar las ventas y aumentar el número de casas vacías, o elevar el parque de viviendas en alquiler.

Igualmente, podría suponer un mayor incentivo a declarar un valor de venta inferior al real para minorar la plusvalía. En cambio, valora positivamente la eliminación de la deducción por alquiler para futuros inquilinos, porque distorsionaba el mercado vía aumentos de precios, y la rebaja de la exención fiscal para arrendadores, aunque cree que lo óptimo habría sido su eliminación. BBVA Research analiza la reforma del IRPF y concluye que el cambio avanza hacia una mayor simplificidad y eficiencia del sistema.

Riesgos para la consolidación fiscal

En concreto, cree que supondrá un adelantamiento de la demanda doméstica privada y que impulsará el crecimiento entre 2015 y 2016, aunque hará que toda la presión sobre la consolidación fiscal recaiga sobre la recuperación y la contención del gasto.

A su parecer, en el corto plazo las medidas pueden resultar eficientes para cumplir los objetivos de déficit público, pero a medio y largo plazo la rebaja obligará a desarrollar políticas adicionales que permitan generar superávits recurrentes que logren disminuir la elevada deuda pública.

"La rebaja impositiva es posible sólo gracias a las mejoras cíclicas que se observan. Una vez normalizados estos factores, la situación de las finanzas públicas hará lenta la necesaria reducción del endeudamiento público. Por ello, resultará inevitable la puesta en marcha de dichas medidas adicionales", asegura.

Rebaja de cotizaciones

Además, considera que en términos de creación de empleo y crecimiento habría sido más efectivo empezar la reforma con una rebaja de cotizaciones sociales progresiva y no lineal, por ejemplo mediante la introducción de un mínimo exento bien modulado.

Según BBVA Research, la reforma mejora la simplicidad, transparencia y eficiencia del tributo y podría reducir el tipo medio efectivo del IRPF en más de dos puntos entre 2015 y 2016. Además, hará que el impuesto se vuelva más progresivo respecto a lo observado en 2011, aunque algo menos respecto a 2014.

Impulsará el PIB hasta un 0,3%

Con todo, la reforma impulsará el PIB entre un 0,2% y un 0,3%, aunque el impacto podría ser incluso superior dado el compromiso del Banco Central Europeo (BCE) de mantener los tipos de interés bajos durante un periodo de tiempo prolongado.

Beneficiará sobre todo a las rentas inferiores a 15.900 euros, aunque representará una caída media de la factura impositiva de 550 euros para todos los contribuyentes, un 13% respecto a 2014. Además, los trabajadores con rentas de menos de 21.000 euros tendrán los mayores ahorros (un 30% menos), seguidos de los que tributan por más de 192.000 euros (12%).

Fuente: ElMundo

Reforma fiscal, vivienda, Ministerio de Hacienda, Política fiscal, Reformas políticas, Impuestos, Tributos, Gestoría Platja d'Aro 

Este sitio utiliza cookies. Si sigue navegando consideraremos que está aceptando su uso. Más información sobre cookies